191024 Baño de sonido

Baño de sonido

 

Toda la materia es sonido, y emite sonido

Es un hecho científico que la inmovilidad, como tal, es inexistente. Cada partícula, compuesta por electrones, protones, etc., giran unas en torno de otras en un eterno vaivén. Estos movimientos, estas ‘vibraciones’, generan además un fenómeno conocido mayormente como ‘sonido’. Aunque nuestro sentido físico de la audición sea limitado, el sonido existe por doquier, en cada espacio, en cada materia. Ahí donde haya movimiento vibratorio (o sea, ahí donde haya ‘partículas’, ‘atomos’), hay necesariamente sonido.

Así pues, el Sonido ha acompañado al Ser Humano prácticamente desde siempre, desde su más recóndito origen. En los libros sagrados de Oriente y Occidente está escrito que la creación universal se dio a través del sonido, como la sílaba sagrada “OM” del Hinduismo, o la orden “Hágase la Luz” del Cristianismo.

191024 Baño de sonido 1

Los átomos o partículas que configuran el cuerpo físico del Ser Humano, también están constantemente resonando, vibrando. Es menester pues entender la importancia del Sonido, y su estudio, para saber más acerca de los efectos que este puede tener en el cuerpo humano; esto último es abordado por una ciencia llamada Cimática: el estudio del sonido visible.

La Cimática

Básicamente, la Cimática (de origen griego que significa, “ola”) es el estudio de la forma visible de las vibraciones. En su momento, el gran científico e investigador del siglo XX, el Sr. Nicolás Tesla dijo que, si lo que quieres es descubrir los secretos del Universo, debes pensar en términos de energía, frecuencia y vibración. Y cuánta verdad hay encerrada en esas palabras.

Durante siglos se ha afirmado que todo en este mundo es vibración, nada esta estático. Aún una pared, que aparenta solidez, se está moviendo. Al interior, sus partículas que están formadas por electrones, protones y neutrones, se están moviendo constantemente, girando unas en torno de otras, y estos elementos intangibles al final de cuentas, son energía.

191024 Baño de sonido 2

Esta energía es susceptible a la transformación gracias a las vibraciones. Y aquí es donde entra más específicamente la Cimática. ¿Alterar la “materia”, modificarla, a través del sonido? Parece en un principio algo disparatado, lo cual se entiende si se conceptualiza al sonido como una expresión artística (música), en vez de un fenómeno de naturaleza física (vibración).

Sonido es una serie de compresiones y depresiones que viajan en el aire, conocidas también como vibraciones. Dependiendo de la intensidad (fuerza) con que las vibraciones se produzcan, estas marcan un patrón numérico que, reunido en la unidad de tiempo de un segundo, se denomina frecuencia. La frecuencia se mide en Hertz (Hz). Así pues, una frecuencia de 3 Hz por segundo, significa que 3 ondas o vibraciones viajan por el aire a la velocidad de 1 segundo.

 191024 Baño de sonido 3                           191024 Baño de sonido 4

191024 Baño de sonido 5

Llevada a la práctica, la Cimática consiste en hacer vibrar la superficie de una placa o membrana a determinada frecuencia (114 hz, 345 hz, 1033 hz, etc.), colocando encima de dicha placa líquido (agua con almidón) o sal. Al vibrar, se forman en la placa determinados patrones geométricos perfectos, y conforme la frecuencia aumenta, los patrones geométricos aumentan en cantidad y complejidad. Así es como el sonido literalmente se hace visible.

A través de Internet es posible consultar experimentos de Cimática, ya sea a través de este concepto o por su traducción al Inglés Cymatics. Te invito a buscar estos experimentos. Si te apasiona el tema de la Música entendida como un fenómeno vibratorio, te llevarás una grata sorpresa.